martes, diciembre 1, 2020
Inicio Noticias La dieta mediterránea y el consumo moderado de vino mejoran la salud...

La dieta mediterránea y el consumo moderado de vino mejoran la salud cerebral

El mayor consumo de aceite de oliva virgen extra, café, vino y nueces, todos ellos alimentos muy ricos en polifenoles, mostraban menor deterioro cognitivo que aquellos que no consumían estos alimentos.

Las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares son los problemas más importantes de salud pública en las sociedades modernas.

El infarto cerebral, conocido como ictus, se ha convertido en la principal causa de muerte entre las españolas, por encima del cáncer de mama, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Coincidiendo con el Día Mundial del Ictus, el 29 de octubre, cabe recordar que a pesar de que las investigaciones científicas han conseguido reducir considerablemente la mortandad y las consecuencias irreversibles de estas dos patologías. Lo cierto es que la prevención es la mejor arma para combatir el deterioro de nuestro cerebro.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) defiende el uso de la palabra ictus para referirse a todo tipo de patología cerebrovascular aguda, ya se trate de una obstrucción brusca de un vaso sanguíneo cerebral, la rotura de este o ambas.

Para prevenir la patología, expertos recomiendan realizar actividad física de forma regular, controlar el peso, la presión arterial, el azúcar en cangre y el colesterol, no fumar y llevar una dieta rica y saludable.

Muchos estudios están corroborando que la dieta mediterránea, que contempla un consumo moderado de vino, mejora nuestras funciones cognitivas, a pesar del desgaste natural, debido a la gran cantidad de agentes anti inflamatorios y antioxidantes que contiene.

En 2013 se llegaron a conclusiones tan contundentes como que la Dieta Mediterránea reduce en un 30% el riesgo de sufrir un infarto de miocardio, un ictus o de morir por una causa cardiovascular.

Además, en el caso del vino en el contexto de la dieta mediterránea, la elevada presencia de antioxidantes en su composición reduce la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan e inhiben la coagulación, lo que mejoraría el riego sanguíneo.

También se ha demostrado que los polifenoles, presentes en esta bebida, son muy buenos para mejorar positivamente la cognición de nuestro cerebro y conseguir mejorar nuestro estado de ánimo y, en consecuencia, reducir la angustia, la ansiedad y la posibilidad de sufrir depresiones.

 

Noticia completa aquí.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Most Popular

ECO-PROWINE, la nueva certificación para identificar bodegas sostenibles

ECO-PROWINE es una certificación desarrollada en el marco del proyecto europeo, coordinado por la Fundación CIRCE y avalada por la Comisión Europea.

Cómo influye la música en la percepción del vino

Según qué tipo de música escuches así degustarás el vino. Múltiples estudios han demostrado ciertos efectos de la música en...

Requisitos para uso de drones en tratamientos fitosanitarios

Requisitos para el uso de drones en viticultura. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación junto con la Agencia...

Diferencias entre vino joven, crianza, reserva o gran reserva

Cómo identificar un vino joven, crianza, reserva o gran reserva. Muchas veces hablamos de vinos haciendo referencia a si...

Recent Comments